Mi nombre es Ascensión, y soy una apasionada del inmenso mundo de las labores.

Siempre he querido aprender, me apasionan el “ hazlo tu” y el “hecho a mano”.

Ya de pequeñita les hacía la ropa a mis muñecas, pasando horas y horas en mi habitación, con restos de telas y lanas, creando todo aquello que me pasaba por la mente.

Cuando mi padre llegaba a casa, siempre hacía la misma pregunta: ¿Dónde está María Trapos? De ahí el nombre que le puse a mi tienda, ya que me define mucho y me trae bonitos recuerdos. El nombre ha calado tanto, que ahora muchas personas me llaman María.

Nunca he cambiado el modo de disfrutar de mi tiempo libre, que lo paso creando, tejiendo… y me ha ido dando el conocimiento, aprendiendo de todo que pudiese pasar por mis inquietas manos.

Poco a poco fui inclinándome hacia el fascinante y extenso mundo del punto y el ganchillo, viendo todo lo que se puede crear con un hilo y una aguja, dejando que tus manos lo hagan todo.

Un buen día decidí enseñar a otras personas a tejer y montar mi propio taller. ¡Qué gran experiencia!, pues descubrí que enseñar es algo que me apasiona también. Poder transmitir tu pasión y conseguir personas que la sigan, ha sido una experiencia inolvidable en mi vida.

En resumen, me gusta aprender para crear, tejer y enseñar.